El escritor José Ramallo sobre la libertad de la mujer en Leonora y la pastora Marcela

por M Victoria L.Almansa Pimentel

Vengo siguiendo las entradas, sin tener tiempo para ponerme a leer. Supe de inmediato que el tema a desarrollar, iba a ser diferente a cualquier análisis superficial. Pero recién en este día me hago un tiempo para ponerme a leer.

Deseo manifestar mi opinión, en lo que respecta a la temática “libertad en la mujer”, pero trasladando la escena. Es decir, ubicándome en el punto que señalas, traigo hasta aquí otra obra cervantina. Mi deseo es demostrar que este autor, previamente, ya venía insinuando un respeto hacia la mujer. Para ser más convincente, utilizo otra palabra: libertad / rebelión. El manco de Lepanto admira, respeta y ama a la mujer. Y porque siente aquellas cosas, la quiere libre de toda opresión.

La obra que quiero citar se denomina “El celoso extremeño”. Su autor es Miguel de Cervantes Saavedra, y el libro que la abarca se llama “Novelas ejemplares”. ¿Qué sucede allí? Una situación cotidiana, pero con un mensaje oculto, un final conmovedor, y un llamado a la reflexión. ¿Es esta la forma de demostrar amor? Quizás. No lo sabemos a ciencia exacta. Pero Cervantes se propone golpear fuerte, y en lo hondo. Es decir, donde más duele. El autor está enojado. Quiere que dejen a la mujer en paz, y ya no la agobien con tratos humillantes. Le molesta el rol que se le asigna al sexo femenino en la sociedad, como una mera esposa que tiene que guardar recato, y obedecer a su esposo.

A grandes rasgos, la historia que se narra es la de un hombre – Felipo de Carrizales – avanzado en edad, adinerado y celoso. El mismo pide la mano de una quinceañera muchacha – Leonora -, a fin de poder tener un hijo y dejarle su herencia. Lo que prosigue son las actitudes obsesivas, típicas de un hombre celoso, y que conllevan al absurdo. Miguel de Cervantes Saavedra sabe jugar con la ironía, y nos hace saltar de risas al describir estas cuestiones. No voy a expresar aquí el final del relato, porque sería arruinarle la intriga a algún curioso lector, que aún no leyó esta obra.

cervantes_victor_manzano-776267.jpg

 Leonora al pie de la cama de  Felipo de                               Cañizares 

Pero sí haré la conexión, con el tema de debate, antes de cerrar el texto. ¿Es Miguel de Cervantes Saavedra un defensor del género femenino? Sí, lo es. Un vanguardista, en ese aspecto. Porque rompe estructuras, impuestas por la iglesia y la sociedad medieval. ¿Por qué lo hace? Porque ante todo es un poeta. Ama a la mujer, y la desea libre. Aún más, su postura ante el amor es un tormento. Porque ama lo imposible, para no dejar jamás de suspirar y dedicar versos.

Esto ya nos comienza a meter en “El Quijote”. ¿Cuál es la relación entre el texto citado, y el discurso de la pastora Marcela? El deseo implícito, por ver a la mujer libre de la opresión machista. Es justa, valerosa y determinante, la aparición de Marcela. Cervantes ha sido convincente. Y se vale del golpe de Nock out, en ese último round. Era necesario defenderse de las blasfemias, que se pronunciaban contra la mujer, siendo aquella libre de elección.

Ella es hermosa, pero no por eso debe ser rehén de los prejuicios o deseos impuros, de una sociedad sumergida en el desprecio hacia la mujer. Era tiempo que alguien se levantase e hiciera oír la voz de la mujer. Y Cervantes, en ese aspecto, ha sido poeta, caballero, idealista y filósofo. Un hombre romántico, para un libro romántico.

Deseo haber sido útil, en este debate. No dejés de seguir realizando este bello trabajo de Don Quijote.

 

 

Autor: José Manuel Ramallo – “Noche Terrible” Poemas para noctàmbulos, La mujer de los 35, entre otros textos.

 

https://www.facebook.com/joseramallo?fref=ts

Twitterhttps://twitter.com/JosePergamino84

Anuncios