letramusical. "Otro paralelo Literatura – Música"

Espacio de estudio e investigación: El Quijote y La Música Barroca – (M Victoria L. Almansa Pimentel)

El laúd en el Quijote

El laúd es el instrumento “reservado a la caballería andante en el Quijote“, en palabras de Germán Labrador López de Azcona (1), siendo El Caballero de Los Espejos el primero que lo tañe en la novela, en la soledad del bosque y para evocar a su amada.

“Pero escucha, que parece que está templando un laúd o vihuela, y según carraspea y se aclara la garganta, debe prepararse para cantar algo”. Le dice don Quijote a Sancho, en voz baja, en el silencio de la noche bajo unos altos árboles del bosque.

– “A buena fe que es así, y que debe ser caballero enamorado“. Replica el escudero a su amo.

– “No hay ninguno de los andantes que no lo sea. Escuchémosle, que por el hilo sacaremos el ovillo de sus pensamientos, si es que canta, que de la abundancia del corazón habla la lengua”(II, XII, p.585, A.Trapiello, edi.).

El Caballero de los Espejos aprovecha la soledad del bosque para entonar su triste y afligido canto, acompañado del laúd, y evocar a  su amada Casildea de Vandalia “la más ingrata mujer del orbe” (II, XII, p.586, A.Trapiello, edi.) que no le correspondía:

 

Dadme, señora, un proceder que siga,
conforme a vuestra voluntad cortado,
que será de la mía así estimado,
que por jamás un punto de él desdiga.
Si gustáis que callando mi fatiga
muera, contadme ya por acabado;
si queréis que os la cuente en desusado
modo, haré que el mismo amor la diga.(…)

(II, XII, p.585, A.Trapiello, edi.).

Escena dialogada entre el Hidalgo manchego y su escudero, que finaliza con el soneto del ya nombrado Caballero de los Espejos quién después resultaría ser el bachiller Sansón Carrasco, que extraigo del capítulo XII de la segunda parte.

IMG_0467

Con esta referencia de la novela introduzco algunos de los instrumentos de cuerda presentes en la época cervantina, en el Quijote y que evolucionaron hasta el Barroco, dando en  algunos casos un nuevo instrumento en ese mismo período, como los tres mostrados en las primeras entradas de este Blog: el atabal evoluciona en el timbal (http://wp.me/p7uZyn-d3), la chirimía en el oboe (http://wp.me/p7uZyn-ds), y el sacabuche en el trombón de varas (http://wp.me/p7uZyn-dI).

Toca, pues, dedicarle este espacio al laúd, instrumento de cuerda pulsada mediante púa (o plectro) con una caja de madera en forma de pera, una roseta en su parte superior, un mástil corto y ancho a lo largo del que van tensadas los pares de cuerdas dobles, y que se utilizaba para el acompañamiento enriqueciendo el canto doblando las voces.

laud

                                Laúd árabe

El laúd es un instrumento de origen medieval, cuyo nombre procede del árabe al-`ūd, por referencia a la madera utilizada en su construcción, aunque otros autores (Éckhard Neubauer) indican que la raíz üd viene del persa rud que significa cuerda, tal vez, por los pares de cuerda que se amarraban al final del instrumento.

Los materiales para la construcción del laúd variaron desde su origen, así la tapa que al comienzo era de cuero, se sustituyó por madera en su mitad superior (siglo VII), y se le añadió una roseta, para la salida del sonido. Finalmente toda la tapa será de madera (finales del siglo VII comienzos del VIII), adicionando otras dos rosetas y el puente, éste para anudamiento de las cuerdas en la parte inferior de la tapa.

El número de cuerdas también experimenta una interesante evolución, así se le añade, a los cuatro pares dobles iniciales, una quinta cuerda sencilla, esencial por ser la aguda, denominada prima, a partir de la cual se afina todo el instrumento. Esta quinta fue introducida por el músico Ziryab en la Córdoba andalusí (siglo IX). Siglos después (XVI) se añaden dos pares más de cuerdas que serán piasadas por los dedos de la mano derecha del intérprete, sin la ayuda de púa o plectro.

IMG_0312

Laúd árabe con la quinta cuerda (la prima)

 

Nuevas modificaciones se producen en el laúd a lo largo del Barroco, a comienzos del siglo XVII se añaden cuatro cuerdas graves, que no se podían pisar con los dedos, un siglo después (XVIII) un clavijero doblado y un mástil ancho sobre el que había de cinco a siete cuerdas metálicas y seis pares de cuerdas dobles.

IMG_0313

Laúd barroco

 

El láud pasó de España a Europa durante la expansión árabe, recordemos que la península ibérica estaba arabizada desde el siglo VIII, y es desde la victoria musulmana e instauración del Valiato de Al-Ándalus, con la capital en Córdoba, el punto inicial de su desembarco en el viejo continente. Toda la Baja Edad Media hasta el siglo XVIII el laúd fue el instrumento de mayor popularidad.

¿Y cómo suena el laúd? Pues, el sonido que emite es de timbre seco y punzante,  (http://www.el-atril.com/orquesta/Instrumentos/Laud.htm):

 

Contrasta con la dulce melodía que puede producir el instrumento y se escucha a continuación:

 

Continuaremos hablando de las escenas que Cervantes busca recrear con el laúd en el Quijote.

Os dejo disfrutando del laúd en concierto en la composición del Barroco Vivaldi.

ENLACES Google
https://plus.google.com/106716379028059256387
https://www.facebook.com/Literatura-Música-1042794282463531/?ref=settings
https://www.facebook.com/elquijote.quijote

Bibliografía consultada para esta entrada:
. Labrador López de Azcona, G. (Anales Cervantinos.Vol XL. 2008) Fiestas, quejas y duelos de amor en el imaginario sonoro cervantino: la guitarra, el laúd y la vihuela (1).
.Los orígenes del laúd Guitarras Alhambra (http://www.alhambrasl.com/es/blog/60/no-todo-es-tocar-la-guitarra:-los-origenes-del-laud.html)
. Rey, J. (Hispanica Lyra, 1, III-2005, 10-13) Veterodoxia. Laúdes, vihuelas y cencerros para don Quijote.
. Róales-Nieto y Azañon , A. (1997) Actas VIII Actas cervantinas- Don Quijote de la Mancha los instrumentos marciales
. Rodríguez Canfranc, P. (2013) El siglo del laúd – Música Antigua.
. Rodríguez Canfranc, P. (2015) Sobre la música en la segunda parte del Quijote. Música Antigua.
. Trapiello, A. (2015) Don Quijote de La Mancha Miguel de Cervantes.

“La canción desesperada” de Grisóstomo en el Quijote

Muy significativo es el título del poema compuesto por Grisóstomo, leído por su amigo Vivaldo, tal y como vimos en la entrada anterior (http://wp.me/p7uZyn-Mz), en las exequias del pastor: la canción desesperada. Desesperar(se) tiene dos sentidos en tiempos de Cervantes:

  • Perder la esperanza; matarse a sí mismo de cualquier manera por despecho o por rabia, como sucede al que se ahorca o se echa a un pozo; es pecar contra el Espíritu Santo, no recibiendo sepultura y confiscando sus bienes. Cuando el cura amonesta a Basilio por pedir la mano de Quiteria a cambio de disculparse así mismo por atravesar su cuerpo con un bastón: “(…) le dijo que atendiese a la salud del alma antes que a los gustos del cuerpo, y que pidiese muy de verás a Dios perdón de sus pecados y de su desesperada determinación (II, XXI, p. 653, A. Trapiello edi.).
  • El otro sentido es enojarse, impacientarse gravemente, y otro de sus sinónimos enfurecerse, que es lo que busca Don Quijote y responde a Sancho cuando se adentraban en Sierra Morena: “No acabo de decirte que quiero imitar a Amadís, haciendo aquí el desesperado, el agitado y el furioso, por imitar juntamente al valiente Roldán, cuando halló en una fuente las señales de que Angélica la Bella había cometido vileza con Medoro, de cuya pesadumbre se volvió loco, y arrancó los árboles, enturbió las aguas (…), mató pastores, destruyó ganados, abrasó chozas, derribó casas (…)” (I, XXV, 222, A.Trapiello edi.).

Cervantes conoce bien ambas acepciones, y parece que en el texto de la novela no leemos que el pastor se quitara la vida, lo que si se podría interpretar de algunos de los versos del poema: “(…) Celos!, ponedme un arma en estas manos. Dame, desdén, una torcida soga (…)”(I, XIV, 118. A. Trapiello edi). Entonces ¿se suicida o no Grisóstomo?, prestemos, pues, atento oído a la voz de Adam vox para hacer la escuchar del bello recitativo vocal de la Canción desesperada.

 

Algunos más de sus versos nos llevan a pensar que el pastor se ahorcó:

Yo muero en finy porque nunca espere.
Buen suceso en la muerte ni en la vida, 
Pertinaz estaré en mi fantasía

Y con esta opinión y un duro lazo,
Acelerando el miserable plazo 
A que me han conducido sus desdenes, 
Ofreceré a los vientos cuerpo y alma 
Sin lauro o palma de futuros bienes.  (I, XIV, 120).

También, leemos en los versos de la canción como expresa Grisóstomo la crueldad de la pastora:

Ya que quieres, cruel, que se publique
de lengua en lengua y de una en otra gente
del áspero rigor tuyo la fuerza (…). (I, XIV, 118)

y  también en la letra del poema podemos leer como el desesperado idealiza a Marcela:

“(…) Diré que la enemiga siempre mía 
Hermosa el alma con el cuerpo tiene
Y que su olvido de mi culpa nace, 
Y que en fe de los males que nos hace, 
Amor su imperio en justa paz mantiene (…) (I, XIV, 120).

Seguiremos leyendo en el texto de la canción el dolor y el despecho contra Marcela…

 

 

Enlace Google+


https://plus.google.com/106716379028059256387

 

Bibliografía consultada para esta entrada:

. Bautista Avalle-Arce, J, (1957) Nota: ideas barajadas por Américo Castro sobre el suicidio de Grisóstomo en La “Canción Desesperada”. (Universidad de Ohio)
.

. Fosalba, E, (2015) El episodio de Marcela y Grisóstomo en el contexto del Quijote. (Universidad de Gerona).

. Marrero-Fente, R, Estudios sobre el concepto petrarquiano del amor cortés en el episodio de Marcela y Grisóstomo.

. Sabor de Cortazar, C, (2010) Historia y Poesía en el episodio de Marcela y Grisóstomo.

. Souviron , B, (1996), La Cancion Desesperada- Del Narcisismo a la Autoelegía. (Universidad de Bielefeld)
. Trapiello, A, (2015) Don Quijote de La Mancha de Miguel de Cervantes.

A %d blogueros les gusta esto: